Síguenos en:

Cutting o autolesión, en la adolescencia

Autor: Blanca Teresa Vilchis Romero | Categoría: Artículos

Para conocer las causas de por qué los adolescentes practican el cutting o la autolesión, trataremos de comprender al adolescente, ¿que suena bastante complicado? ¡lo sé!, no obstante es el camino por el cual llegaremos a un entendimiento más profundo de lo que ocurre con los jóvenes actualmente.

o-TEEN-DEPRESSION-facebook

En un principio quiero señalar el hecho de que esta conducta no debe tomarse simplemente como un juego o una moda, puesto que no lo es y merece la pena que ante cualquier alerta usted que tiene hijos, sobrinos, amigos, conocidos, que presenten señales de autolesión, estén en la disposición de no culparse a sí mismos, ni al joven que lo realiza, lo primordial es ofrecer apoyo, comprensión, cariño y buscar ayuda psicológica inmediata, para prevenir sucesos indeseados y que está conducta avance de manera compulsiva.

La adolescencia es un periodo en el desarrollo biológico, psicológico, sexual y social, posterior a la niñez que va de los 10 a los 19 años según la OMS y vaya que es un giro de 180 grados para el adolescente que dejo de ser niño y que comienza la pubertad, está a un paso de ser adulto, y como consecuencia surgen diferentes imposiciones como el lograr un estatus frente a sus iguales o los adultos, es una época en la que no basta quien es él o ella, sino lo que la familia y la sociedad esperan que sea, los jóvenes desean reconocimiento de sus habilidades, tienen una creciente preocupación por lo físico y lo emocional, por lo que se crean subgrupos sociales, desajustes hormonales y en el sistema nervioso, comienza la preocupación sobre el sentido de vida; por lo que podría incluso ser una tentativa a explorar la fragilidad de la misma, que a diferencia de lo que sucede en los niños, en los adolescentes, en la medida que aumenta la edad, se incrementa la mortalidad.

En el planeta, las principales causas de fallecimiento entre los adolescentes varían poco entre los distintos países: heridas no intencionales (accidentes de tránsito), sida (principal causa de muerte de mujeres jóvenes en África), otras enfermedades infecciosas, homicidio y otras heridas intencionales (importante en América Latina), como el suicidio y las heridas auto infligidas.

Lucio Gómez Maqueo de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) dice que se debe considerar que la adolescencia es una etapa de búsqueda de identidad, que reflejan deseo de independencia, de responsabilidades sociales y de una búsqueda de intimidad, por lo que lastimarse con este tipo de prácticas también puede ser un reflejo de la intención de los jóvenes de poner límites entre su cuerpo y sus padres, sobre todo si éstos son muy intrusivos, recordemos que es importante acompañar a los hijos durante su crecimiento, puesto que el ser padre no es solo el acompañar a los hijos hasta que se puedan valer por sí mismos en cuanto a funciones biológicas requiere, el que se alimenten solos o se aseen solos, no basta; es en el acompañar a los hijos durante el proceso de crecimiento hasta hacerse adultos donde reside el acompañamiento paterno, donde da al mundo y a la sociedad un sujeto con bases y creencias sólidas, que se mueva en el mundo con soltura y seguridad en sí mismo, con pensamiento autónomo y pueda ser el mismo, único y genuino, claro que con ciertas reservas, los padres no pueden entrometerse en todo, deben aceptar que son seres independientes de uno y que lo mejor que se puede hacer por ellos es darles espacio, que puedan encontrar sus propios gustos, que hagan amigos, que encuentren su propia identidad y evitar hacer lo menos posible las cosas por ellos, evitando así inutilizarlos.

La adolescencia es una etapa de la vida bastante difícil de llevar, donde los jóvenes experimentan cambios difíciles de asimilar, donde se sienten diferentes, donde encuentran un desajuste en cuanto a cómo actuar, ya que se les dice que no son niños, no obstante tampoco son adultos, sin embargo se adentran a un mundo adulto donde las exigencias y los estándares en sus diferentes esferas sociales son un tanto más elevados y existe este bloqueo en el cual todo el entorno social depositan en ellos sus miedos, temores, angustias, deseos que son contenidos en sus esquemas mentales y emprenden una lucha con el querer ser, el deber ser y el ser; si bien se puede hablar bastante sobre lo que dentro de sí el adolescente guarda, no existe este “ponerse en los zapatos del otro “ por parte de los padres o de la sociedad, es en las creencias en que reside la barrera generacional, una pared que creamos con excusas para desentendernos de la responsabilidad que es el traer vida al mundo, culpándolos y diciendo que es porque estos jóvenes no tienen aspiraciones, que no tienen metas, que no tienen futuro, que lo hacen por llamar la atención, por hacer algo de su vida, porque están aburridos, todas esas premisas hablan de lo que la gente da por hecho con los adolescentes y de que no se espera nada de ellos, de que no son tomados en cuenta o que no se les presta la suficiente atención, habla de una sociedad que no da nada por lo que será el futuro de la humanidad, de sus jóvenes que pueden cambiar las cosas, sin embargo si no se les da el suficiente crédito ni se cree en ellos y en sus potenciales, quedara su llama apagada, serán anulados y crecerán lastimándose como un modo de sobre llevar la adversidad, como una forma de sentirse vivos, de sentirse en el mundo y pertenecientes a algo, aunque sea solo a un grupo que vive la vida como puede, evitando enfrentarse a sus sentimientos y emociones, esquivándolas con un punzor pasajero.

Yo les digo que hay que ver siempre por el bienestar de aquellos que no hablan, ver por bases sólidas para el futuro de los jóvenes, ya que si se les observa, se les ve tambaleando entre lo bueno y lo malo, lo que nadie les enseño que era lo correcto, lo sano, lo justo, hay cosas que dicen los adolescentes como –nadie me comprende, -nadie me quiere, – todos están en mi contra y por otro lado los encargados de velar por el bienestar de sus retoños los padres diciendo, -solo quieren llamar la atención, – no tengo tiempo para ellos por que debo trabajar, – ya están grandes y que se cuiden solos. Dos polos opuestos, en los que los adultos a cargo de los jóvenes creen que por que ellos fueron educados así no tienen por qué hacer las cosas de otro modo, abramos los ojos, y no sigamos promoviendo que los adolescentes sigan recurriendo a prácticas poco favorecedoras para su salud emocional.

La razón más importante del porque este tema debe ser estudiado, es que está conducta es cada vez más frecuente y se presenta en edades más tempranas, sin importar género, estatus económico, creencias religiosas, ni culturales y es el caso en el que la ya mencionada práctica, en un trasfondo encubre problemas emocionales más graves de los que no se puede hacer caso omiso, como lo son algunos trastornos de la personalidad, ya véase en los trastornos alimenticios o el trastorno límite de la personalidad.

¿Qué es el cutting?

Es la acción de auto infringirse heridas, ya sea con navajas (cuchillos, cutters, sacapuntas, tijeras) o con cualquier otro objeto afilado, como vidrios, laminas (reglas), o puntas (lápices, lapiceros), consta en cortarse para liberarse del dolor emocional que les parece insoportable e intolerable o en su contraparte por placer, que en su caso es gratificante y de igual manera provee de una sensación estimulante. Estas incisiones serán en la mayoría de los casos poco profundas, superficiales, nada severas y variarán de sujeto en sujeto o del estado anímico de cada uno de ellos al momento de realizarlas encontrando un alivio inmediato al malestar.

Antecedentes

El término “cutting” proviene del inglés que significa “corte”, también es conocida está práctica bajo el nombre de “risuka” y de “self injury”, su práctica está dentro de las categorías de auto mutilación y auto agresión y se suele realizar en cualquier parte del cuerpo, especialmente en los brazos, piernas, abdomen y en casos extremos en el rostro.

La mayoría de los practicantes de cutting aseguran liberarse de la carga emocional, ya sea tristeza, stress, angustia, ira, o cualquier otra emoción que dicen no poder liberar de otra manera. Al cortarse les produce dolor, el cerebro para mitigar el dolor, bloquea las señales cubriendo las células del dolor con sustancias químicas llamadas endorfinas y luego libera dopamina, lo cual produce una sensación agradable, es por eso que sienten alivio al cortarse, además psicológicamente se autosugestionan interpretándolo como liberación de la tensión que llevan.

El hecho de creer controlarlo, les causa una sensación tranquilizante, al sangrar se liberan de sus frustraciones, las cuales no saben llevar de otra manera. Existe una idea generalizada de que el cutting es practicado exclusivamente por adolescentes, en concreto está tribu urbana que surgió hace algunos años los llamados “emo”, no obstante es incorrecto pensar de esa manera, la realidad es que tanto niños, como adultos, que son sectores de la población de la que no imaginaríamos este tipo de conducta también la practican, como una forma de liberación emocional. Las manifestaciones comienzan en la pre adolescencia, cuando descubren (usualmente por influencia de sus congéneres) que se sienten liberados cuando se cortan. Muchos se siguen cortando a lo largo de su vida, como manera de afrontamiento al estrés.

Características

  • Las personas esconden sus cicatrices utilizando mangas largas, pulseras, muñequeras y ropa que cubra todo el cuerpo.
  • Las personas que se autolesionan informan que, una vez que se cortan, experimentan poco o ningún dolor en comparación con su sufrimiento emocional.
  • Se han identificado exposiciones a eventos traumáticos como lo sería una violación, características de la personalidad, y características clínicas de comorbilidad en personas que se autolesionan.
  • Es más común en mujeres que en hombres, debido a que las mujeres internalizan la rabia, no obstante el porcentaje en hombres va creciendo.

Ahora está sección va dirigida a los psicólogos y psiquiatras que enfrentan junto al paciente esta problemática.

Consejos para el experto que ayudaran a afrontar el problema

  1. Mostrar al niño o adolescente aceptación incondicional.
  2. Aceptarles como personas, independientemente de su comportamiento.
  3. Intentar comprender las causas subyacentes al comportamiento.
  4. Fomentar el compromiso de utilizar estrategias de afrontamiento positivas.
  5. Sugerir una lista de técnicas de afrontamiento para utilizar en lugar de ocasionarse la autolesión.
  6. Dar a entender que la lista es flexible y siempre sujeta a cambios.
  7. Fomentar la comunicación abierta, sin importar cuál es el comportamiento
  8. Reconocer los esfuerzos para hacer frente a las emociones difíciles.
  9. Demuestre que usted se preocupa por las lesiones.
  10. Comunique con confianza que está bien hablar de las autolesiones.
  11. Ayude en el proceso de reconocer y afianzar la identidad.
  12. Recuerde que usted no es responsable (causante) del comportamiento del niño o el adolescente.

Paulo D. Acero Rodríguez, mayo 2015

Tratamiento

Para los padres, familiares, profesores, amigos que tengan una persona con las características antes mencionadas. “IMPORTANTE”.

Es necesario recibir terapia de inmediato, en cuanto surjan las primeras señales y se observen los primeros cortes, el trabajo del psicólogo será el ayudar a la persona a encontrar la raíz del problema y a canalizar las emociones de manera positiva.

Estrategias de afrontamiento

  • Afrontamiento de emociones negativas: Terapias focalizadas en la regulación de emociones.
  • Función de influencia interpersonal más prominente: Terapia centrada en fomentar habilidades interpersonales efectivas y vías alternativas de reaccionar a situaciones interpersonales que dirigen a las autoagresiones.

Estrategias de Tratamiento

  1. Habilidades específicas de comunicación
  2. Entrenamiento en fortaleza personal
  3. Entrenamiento en Relajación / imágenes guiadas
  4. Realización de un diario reflexivo
  5. Trabajar en artes visuales
  6. Caminar en arcilla
  7. Trabajar con bandeja de arena
  8. Escritura de cuentos
  9. Musicoterapia
  10. Narración de cuentos
  11. Estimulación táctil
  12. Uso de dramatización creativa
  13. Usar la figura de Mentora
  14. Terapia Asistida con animales
  15. Involucrar en experiencias de acercamiento a la espiritualidad

Paulo D. Acero Rodríguez, mayo 2015

“Se volvió más callada, sus noches más largas, sus heridas más grandes, sus mangas más largas, sus comidas más pequeñas, se volvió más delgada, su música más ruidosa y nadie lo notó”

Anónimo.

Bibliografía:

  • Libro “La autolesión: Posibles causas y consecuencias, y su manejo exitoso”. Paulo D. Acero Rodríguez, mayo 2015.
  • Periódico “La Jornada”, abril de 2013.

Autor: Blanca Teresa Vilchis Romero

Psicóloga por profesión y vocación, fundadora de Psicología Puebla, termine mis estudios en la Escuela Libre de Psicología en el año 2014, siendo está donde encontré a grandes profesionales de la Psicología los cuales me inspiraron cada día a desarrollarme en está intrigante carrera, sintiendo una gran motivación por el estudio en el área clínica, dispongo mi conocimiento y pasión en crear Psicología Puebla con la intención de poder llevar al sector profesional y estudiantil temas de interés mediante escritos, artículos, videos y otros medios informativos.

Página web