Síguenos en:

La mentira, como mecanismo de defensa

Autor: Blanca Teresa Vilchis Romero | Categoría: Artículos

mentiroso

La mentira ha sido el recurso más usado por las personas desde sus primeros años de vida, cuantos nos salvamos de un regaño echándole la culpa de nuestras travesuras a nuestros hermanos pequeños, así librándonos de algo incómodo, de una vivencia desagradable y del riesgo de ser castigados.

Sin embargo no solo los niños mienten, también lo hacen los adultos y cuando este hecho se vuelve incesante estamos ante un caso de pseudología fantástica, mitomanía o mentira patológica que son los términos utilizados para describir el comportamiento de mentir de manera compulsiva.

No obstante aunque sea un tema bastante interesante, no será tratado más dentro de este artículo, se hablara de él a profundidad en el siguiente contenido que será publicado dentro de dos días.

Hoy lo que nos toca tratar son los mecanismos de defensa en los que trabajó Anna Freud posterior a los trabajos de su padre Sigmund Freud.

Anna Freud entendía por mecanismos de defensa a las funciones del “yo”, y bien ahora procuremos entender al “yo”, el “yo” es aquella instancia que intenta cumplir de manera realista sin soltarse tanto, las pulsiones del “ello”; y a su vez mantener buenas relaciones con el “superyó”, no alejarse tanto de sus principios, de sus normas y reglas contrarrestando al “ello”; no obstante regresemos al “yo”, el “yo” se pone en marcha para proteger al individuo de la ansiedad y de la percepción de amenazas o peligros externos o internos.

¿Qué son los mecanismos de defensa?

Los mecanismos de defensa son la forma inconsciente que utiliza el “yo” para mantenerse en equilibrio y luchar contra ideas y acontecimientos dolorosos e insoportables que amenazan al “yo”, protegiendo así la autoimagen y contrarrestando las exigencias instintivas del “ello”.

El propósito de los mecanismos de defensa es el de otorgar una protección frente a situaciones a las que la persona no pueden hacer frente, son recursos que utiliza la persona para resolver situaciones de ansiedad y son un medio para contrarrestar la frustración.

Los mecanismos de defensa reaccionan ante los conflictos emocionales internos y ante las amenazas externas.

Un mecanismo de defensa del “yo” se hace patológico cuando su uso es continuo y el hacer de esto una costumbre lleva a la persona a un comportamiento inadaptado, tal que la salud física o mental del individuo se vea afectada, con respecto a que las situaciones imaginarias se vean descontroladas y engrandecidas.

Como es el caso de una persona, que si cuenta algo tan común como el hecho de que su vecina es una mujer de edad avanzada que vive con un gato negro, le dirá que está es una bruja que todas las noches sale a volar en escoba con su alado gato negro, lanzándole hechizos a sus vecinos por lo que le va mal a todos incluyéndose a sí mismo y por ello no logra conservar un trabajo.

No obstante es bastante exagerada mi ejemplificación, también yo he echado a volar mi imaginación, sin embargo es una muestra de que cualquiera con un poco de originalidad puede crear una fascinante historia, e incluso hacerla parte de él o ella; además de haber hecho uso de otros tipos de mecanismos como la represión y la regresión que también sirven para proteger al yo y la autoimagen idealizada, que en este caso sería el hecho de que los actos de hechicería de su vecina lo imposibiliten a realizarse profesionalmente y le impidan el conservar un trabajo que por ende le prohíbe destacar, y como bien sabemos esos tipos de premisas son utilizadas por personas con actitudes infantiles, que en cuanto a mecanismos de defensa del tipo fantástico, es bien representado por personas con una falta de madurez emocional o bien dicho de otra manera, adultos que no han crecido mentalmente y no quieren hacerlo.

Uno de los principales mecanismos de defensa es la fantasía.

¿Y qué es la fantasía?

La fantasía es una manera de negar o rechazar la realidad, siendo solo en la imaginación capaz de actuar como le gustaría hacerlo en la vida real.

Normalmente las personas mienten en situaciones en las que de una manera u otra se verán beneficiados, las personas que mienten constantemente son personas con autoestima baja, sin habilidades sociales adecuadas a las normas establecidas. Con las mentiras la persona siente que gana afecto, aprobación, respeto por parte de quienes le rodean. Es la forma que se tiene de asegurarse una mayor aceptación por parte de los otros y una mejor entrada a la sociedad.

Para finalizar

Podemos concluir que las personas utilizamos la mentira como un medio de defensa a respuestas desagradables que se nos presentan, ante una situación de ansiedad la persona responderá con una mentira para así librarse de la frustración que le causa la verdad, negándola y deformándola hasta crear algo propio a lo que en la realidad quisiera representar o realizar.

La mentira como mecanismo de defensa es un recurso infantil y se sustenta en el acto de negarse así mismo, verse en un espejo y no desear ser esa persona, es desear ser otro, con la vida de otro y aferrarse a la autoimagen que su “yo” de manera inconsciente ha creado para mantener una estabilidad emocional en el sujeto, propiciándole bienestar y confortabilidad en su vida fantástica.

Por ultimo una frase que debe tomarse en un contexto satírico.

“Me decidí a mentir, pero, eso sí, con más honestidad que los demás, ya que hay un extremo sobre el cual diré la verdad, y es que voy a contar mentiras.”

Luciano de Samosata.

Autor: Blanca Teresa Vilchis Romero

Psicóloga por profesión y vocación, fundadora de Psicología Puebla, termine mis estudios en la Escuela Libre de Psicología en el año 2014, siendo está donde encontré a grandes profesionales de la Psicología los cuales me inspiraron cada día a desarrollarme en está intrigante carrera, sintiendo una gran motivación por el estudio en el área clínica, dispongo mi conocimiento y pasión en crear Psicología Puebla con la intención de poder llevar al sector profesional y estudiantil temas de interés mediante escritos, artículos, videos y otros medios informativos.

Página web