Síguenos en:

La Terapia Cognitiva de Aaron Beck, primera parte

Autor: Blanca Teresa Vilchis Romero | Categoría: Artículos

cbt-training-dr-beck1
Aaron Beck, padre de la Terapia Cognitiva

El día de hoy vamos a hablar de Aaron Beck el padre de la Terapia Cognitiva, quien se dedicó al estudio de la depresión y el suicidio, sintiéndose de alguna manera atraído por esos temas, debido a que padeció en la juventud una enfermedad que lo hizo sentir incapaz e imposibilitado para afrontar la adversidad, encontrando en él mismo los horrores que se esconden en la oscuridad de la mente de las personas y a su vez Beck pudo ver a través de la luz que aún se contempla para aquellos que sienten esperanzas por el futuro, las suficientes herramientas para encarar cognitivamente sus miedos e impedimentos, él se percató que quienes sufrían estos males eran personas con pensamientos negativos hacia su persona, sentimientos de desagrado, de incapacidad, de aborrecimiento por ellos mismos y por su entorno.

Para Aaron Beck la causa de diversos trastornos psicológicos es la existencia de pensamientos automáticos, quiere decir que ante una situación como lo es un rompimiento amoroso, lo primero que la persona con la que rompen pensara que su amor tiene a otra persona, y por eso rompieron relaciones, luego están las ideas arraigadas que son aquellas que se han formulado a lo largo de nuestra vida, como lo es el hecho de que la mujer cuando se casa se queda en casa, y eso entra en disonancia con la vida actual, con el pensar de las nuevas generaciones que se enfrentan a romper con estos esquemas sociales y familiares, también se trata de lidiar con sentimientos negativos profundos, como el crecer con una imagen distorsionada de uno mismo, con los introyectos que son ideas o pensamientos que se formaron en la infancia sobre una imagen desvalorizada de nosotros mismos, al grado que el individuo no se da cuenta que le conducen a sentimientos de infelicidad o desmotivación y que los introduce en una visión de túnel en la que no encuentran la forma de salir de ahí, viendo solo una salida la cual es incurrir a una solución definitiva para acabar con su sufrimiento, el cual en el pensamiento del suicida sería el terminar con su vida.

La Terapia Cognitiva de Aaron Beck es considerada una terapia breve y muy eficaz. Se basa en la relación entre los pensamientos de la persona, sus emociones y los sentimientos que albergan. Está triada influirá en la conducta de la persona en situaciones concretas y en la forma en que responden las personas que están a su alrededor. Si las primeras reacciones emocionales que tiene la persona son negativas afectarán negativamente a su comportamiento, será desadaptativo y hará que esos problemas se mantengan durante algún tiempo e incluso aumenten con el pasar del tiempo.

Principios de la Terapia Cognitiva

Principio 1. La terapia cognitiva se fundamenta en una formulación dinámica del paciente y sus problemas planteados en términos cognitivos. En el comienzo el terapeuta identifica su pensamiento presente y sus comportamientos problemáticos y a continuación el terapeuta discrimina los factores desencadenantes que influyeron sobre las percepciones del paciente, por último el terapeuta formula hipótesis acerca de situaciones clave en el desarrollo del paciente. Judith S. Beck, 1995, pág. 21

Principio 2. La terapia cognitiva requiere de una sólida alianza terapéutica. Cuando el terapeuta reúne los ingredientes básicos de la actividad: calidez, empatía, interés, preocupación genuina y competencia, el paciente no tiene dificultades para trabajar en la terapia y confiar en su terapeuta. Judith S. Beck, 1995, pág. 22

Principio 3. La terapia cognitiva enfatiza la colaboración y la participación activa. Se considera un trabajo en equipo, deciden juntos los temas que trabajaran en cada sesión, la frecuencia de los encuentros y las tareas para realizar entre sesión y sesión. Judith S. Beck, 1995, pág. 23

Principio 4. La terapia cognitiva está orientada hacia objetivos y centrada en problemas determinados. El terapeuta ayuda a evaluar los pensamientos que interfieren con sus objetivos y a tomar medidas al respecto, a continuación ayuda a evaluar la validez de esos pensamientos mediante un examen de evidencia. Y por último una vez que el paciente reconoce y corrige la distorsión de su pensamiento, se vale de estrategias de resolución de problemas para mejorar sus relaciones. Judith S. Beck, 1995, pág. 23

Principio 5. La terapia cognitiva inicialmente destaca el presente. El tratamiento consiste en poner un fuerte énfasis en los problemas actuales y en las situaciones específicas que alteran al paciente. Judith S. Beck, 1995, pág. 24

Principio 6. La terapia cognitiva es educativa, tiene por objeto enseñar al paciente a ser su propio terapeuta y pone énfasis en la prevención de las recaídas. En la primera sesión, el terapeuta instruye al paciente acerca de la naturaleza y el desarrollo de su trastorno, del proceso de terapia cognitiva y del modelo cognitivo. El terapeuta no sólo ayuda a establecer objetivos, a identificar y a evaluar sus pensamientos, creencias y a planificar sus cambios de conducta, sino que además le enseña cómo debe hacerlo. Judith S. Beck, 1995, pág. 24

Principio 7. La terapia cognitiva tiende a ser limitada en el tiempo. Se habla de que es una terapia breve, que de acuerdo a los requerimientos del paciente puede ser de 4 a 14 sesiones, sin embargo hay pacientes que no hacen suficientes progresos en pocos meses, y requieren de uno o dos años para poder modificar creencias disfuncionales muy rígidas y modelos de comportamiento que contribuyen a su malestar crónico. Judith S. Beck, 1995, pág. 25

Principio 8. Las sesiones de terapia cognitiva son estructuradas. El terapeuta cognitivo tiende a armar una estructura establecida para cada sesión, al seguir un formato fijo, la terapia resulta mejor comprendida tanto por el paciente como por el terapeuta. Además posibilita que el paciente una vez concluido el tratamiento pueda practicar la autoterapia. Judith S. Beck, 1995, pág. 25

Principio 9. La terapia cognitiva ayuda a los pacientes a identificar y a evaluar sus pensamientos y comportamientos disfuncionales y a actuar en consecuencia. El terapeuta se vale del cuestionamiento socrático, el empirismo colaborativo y el descubrimiento guiado, que quiere decir que el terapeuta está realmente interesado en ayudar a determinar la precisión y la utilidad de sus ideas, mediante una cuidadosa revisión de los datos por medio de un interrogatorio del significado de sus pensamientos para develar las creencias que tiene de sí mismo, del mundo y de los demás. Judith S. Beck, 1995, pág. 26

Principio 10. La terapia cognitiva se sirve de una variedad de técnicas para cambiar el pensamiento, el estado de ánimo y la conducta. El terapeuta selecciona las técnicas según el planteamiento de cada caso y los objetivos que establece para cada sesión, estos principios básicos se aplican a todos los pacientes. Sin embargo, la terapia varía según los casos, la dificultad, los objetivos, la capacidad del paciente para establecer un vínculo terapéutico sólido, su motivación para el cambio, su experiencia previa en terapia y sus preferencias. Judith S. Beck, 1995, pág. 26

Autor: Blanca Teresa Vilchis Romero

Psicóloga por profesión y vocación, fundadora de Psicología Puebla, termine mis estudios en la Escuela Libre de Psicología en el año 2014, siendo está donde encontré a grandes profesionales de la Psicología los cuales me inspiraron cada día a desarrollarme en está intrigante carrera, sintiendo una gran motivación por el estudio en el área clínica, dispongo mi conocimiento y pasión en crear Psicología Puebla con la intención de poder llevar al sector profesional y estudiantil temas de interés mediante escritos, artículos, videos y otros medios informativos.

Página web