Síguenos en:

Trastorno Bipolar, la enfermedad creativa

Autor: Blanca Teresa Vilchis Romero | Categoría: Artículos

transtornobipolar

El artículo de esta semana es dedicado a un padecimiento algo desconcertante, el cual es el Trastorno Bipolar o también llamado trastorno maníaco depresivo.

En el libro “El trastorno bipolar, una guía para afectados y familiares” se presenta una cuestión, ¿El trastorno bipolar es una enfermedad?

El trastorno bipolar por lo general no es reconocido como enfermedad, y las personas que la padecen pueden sufrir por años antes de que sea diagnosticada y tratada.

Sin embargo, la respuesta a la cuestión antes planteada es “sí”, el trastorno bipolar si es una enfermedad, pues a lo que conocemos como enfermedad según su etimología es una alteración que puede ir de leve a grave del funcionamiento normal de un organismo o de alguna de sus partes debida a una causa interna o bien ya sea externa. Así como la diabetes o la hipertensión, el trastorno bipolar es una enfermedad a largo plazo que debe manejarse con cuidado durante toda la vida de la persona.

El libro nos dice que es común que las personas tengamos altibajos en el estado de ánimo, felicidad, tristeza o ira, que son emociones normales y una parte esencial de la vida.

Sin embargo, en el trastorno bipolar los altos y bajos son desproporcionados, sin mantener relación alguna con los acontecimientos de la vida, con esto quiero decir; para las personas que presentan este trastorno no hay un acontecimiento o suceso aparente que proponga bruscamente sentimientos de tristeza o felicidad desproporcionada, a menos que estas personas sean expuestas a situaciones de estrés que provoquen el pasar de un estado de euforia a uno depresivo sin previo aviso. Estas alteraciones afectan a los pensamientos, los sentimientos, la salud física, el comportamiento y el funcionamiento cotidiano.

El libro “El trastorno bipolar, una guía para afectados y familiares” nos dice que el trastorno bipolar es una enfermedad orgánica crónica, al decir que es crónica significa que su padecimiento es a lo largo de mucho tiempo, como a otro nivel puede serlo la diabetes. Pero, como actúa sobre los mecanismos que regulan las emociones, es algo más que una enfermedad.

En los últimos años han comenzado a aparecer en algunas de las revistas de psiquiatría más prestigiosas del mundo, trabajos que constatan una relación muy significativa entre los trastornos del ánimo (depresión y trastorno bipolar) y la actividad creativa, aquí les mencionamos algunos de estos personajes que lo padecieron o lo padecen.

Personajes históricos y famosos con trastorno bipolar, extraído de la página www.soybipolar.com

Vincent van Gogh

Vincent-Van-Gogh

El pintor sufrió increíbles altos y bajos a lo largo de su aparente batalla con la enfermedad mental. Durante su vida, la enfermedad de van Gogh no se conocería como trastorno bipolar, pero hoy en día los síntomas son claramente reconocibles. Un crítico de arte del Washington Post escribió en 1998: “cuando Van Gogh tenía la salud y el ánimo altos, pintaba con confianza y con una energía casi furiosa. Cuando estaba bajo, se quedaba prácticamente paralizado con dudas y miedo.”

Virginia Woolf

VirginiaWoolf

Los sombríos diarios y cartas de Woolf, que tuvo cuatro depresiones severas antes de lanzarse al río a la edad de 59 años, han convencido a muchos investigadores que la escritora probablemente sufría trastorno bipolar. En 2004, la psicóloga Katherine Dalsimer escribió en un artículo que “los cambios de humor de depresión mayor a excitación maníaca y episodios de psicosis” que sufría Woolf, se diagnosticarían en la actualidad como trastorno bipolar.

Emily Dickinson

Emily-Dickinson-007

El introvertido trabajo de esta poetisa es a menudo oscuro y sombrío. Aunque es prácticamente imposible saber con seguridad si su enfermedad mental puede ser clasificada como trastorno bipolar, un estudio publicado en 2001 en la prestigiosa revista “American Journal of Psychiatry” examinó los ciclos en la productividad de Dickinson, y sugería el trastorno bipolar como una posible causa.

El médico de Dickinson la diagnosticó con “postración nerviosa”, la cual se caracteriza, según el autor del trabajo, el psicólogo John F. McDermott, por “ansiedad y depresión”. En su época, el trastorno bipolar no estaba reconocido como enfermedad, pero el Dr. McDermott señala que los patrones de escritura de Dickinson son “consistentes” con los síntomas típicos del trastorno bipolar.

Carrie Fisher

carrie_fisher_026_by_dave_daring-d679fpu
Por Dave Daring

La actriz Carrie Fisher, de 54 años, más conocida por su papel de princesa Leia en la famosa trilogía “La Guerra de las Galaxias”, ha sufrido bastantes turbulencias en su vida. Después de años luchando con manías y depresiones, Fisher fue diagnosticada con trastorno bipolar a la edad de 28 años.

Fisher contó en “USA Today” en 2002 que ahora tiene una vida normal y que su comportamiento es mucho más previsible gracias al tratamiento de litio prescrito por su doctor. Pero no siempre fue fácil. De su último episodio maníaco, Fisher dijo: “Me corté el pelo, me hice un tatuaje y quería convertirme al judaísmo”.

Demi Lovato

demiii

No fue hasta que ingresó en un centro para el tratamiento de sus problemas de anorexia y bulimia que la estrella del pop adolescente, Demi Lovato, descubrió que tenía trastorno bipolar.

“Mirando atrás, tiene sentido”, dijo a la revista People después de su diagnóstico. “Había veces que estaba tan maníaca que podía escribir siete canciones en una noche y estar despierta hasta las 5:30 de la madrugada.”

La chica Disney sigue un tratamiento completo y sigue acudiendo al médico en Los Ángeles, pero afirma “siento que ahora tengo el control.”

Algunas características del trastorno bipolar son que:

  • Afecta por igual a hombres y mujeres.
  • Se desarrolla en la adolescencia o en la adultez temprana.
  • Algunas personas sufren sus primeros síntomas en la niñez, y algunos la desarrollan más tarde.
  • El trastorno bipolar a veces se hereda entre los miembros de la familia.
  • Los médicos dicen que puede ser causada por un desequilibrio químico en el cerebro.

Según estadísticas de la página “Vida Bipolar” www.vidabipolar.com

  • Aproximadamente el 2% de la población mundial padece bipolaridad
  • El 1% de la población mundial tiene bipolaridad tipo 1
  • Del 2 al 3% se calcula con enfermedad bipolar tipo 2, el cual es erróneamente considerado como un espectro bipolar más leve, sin embargo, es donde más suicidios se presentan porque muchas veces pasa inadvertido como trastorno depresivo únicamente y no se da el tratamiento y seguimiento correcto, por lo que su riesgo es mayor; y sin tratarse puede escalar a bipolar tipo 1, donde si se presentan manías (que pueden o no ser psicóticas y por lo tanto muy evidentes).
  • Más del 5% de la población mundial se diagnóstica con ciclotimia o enfermedad bipolar “no especificado”.
  • La bipolaridad es la séptima causa de discapacidad laboral a nivel mundial
  • El 70% de los pacientes bipolares reciben un diagnóstico erróneo
  • Más del 50% de los pacientes bipolares no se adhiere al tratamiento médico, lo interrumpen causando recaídas.
  • 5 de cada 5 pacientes ha considerado suicidarse al menos una vez en su vida
  • 3 de cada 5 pacientes bipolares intentan suicidarse cada año
  • 1 de cada 5 pacientes muere por suicidio

¿Qué tipos hay?

En el DSM se describen cuatro tipos básicos de bipolaridad:

Bipolar tipo I: Existen episodios maníacos o mixtos que duran un tiempo mínimo de siete días, y los episodios de depresión, por lo general con una duración de al menos dos semanas. Los síntomas maníacos pueden ser tan severos que la persona necesita atención hospitalaria inmediata.

Por lo general, las personas con trastorno bipolar tipo I manifiestan recaídas maníacas y depresiones en igual medida. Esto es debido, a que después de una fase maníaca es habitual pasar de inmediato a una fase depresiva y ésta suele ser de intensidad proporcional a la de la manía. Es decir, que cuanto más alto subamos, más dura será la caída. De ahí la importancia de detectar a tiempo las fases altas con el fin de frenarlas; así no dejamos que se agraven los síntomas de la manía y prevenimos también el período depresivo posterior.

Extracto de la Asociación de Personas con Trastorno Bipolar de Galicia

Bipolar tipo II: Se define por un patrón de los episodios depresivos con desplazamiento de ida y vuelta con episodios hipomaníacos, pero no hay episodios en toda regla maníacos o mixtos.

El trastorno bipolar tipo II suele ser más difícil de diagnosticar que el de tipo I, puesto que las personas que lo padecen no suelen identificar las fases de hipomanía como algo patológico y, por lo tanto, no suelen relatar estos periodos en consulta. Por esta razón, en ocasiones se realizan diagnósticos erróneos de depresión en personas que en realidad padecen trastorno bipolar tipo II.

Extracto de la Asociación de Personas con Trastorno Bipolar de Galicia

Trastorno bipolar no especificado (BP-NOS): Se diagnostica cuando una persona tiene síntomas de la enfermedad que no cumplen los criterios diagnósticos de ninguno de los trastornos bipolar I o II. Los síntomas pueden no durar lo suficiente, o la persona puede tener síntomas leves para ser diagnosticados con trastorno bipolar tipo I o II. Sin embargo, los síntomas que presentan están fuera del rango normal de la conducta de la persona.

Trastorno ciclotímico o ciclotimia: Es una forma sutil del trastorno bipolar. Las personas que tienen ciclotimia tiene episodios de hipomanía que desplazan adelante y atrás con la depresión leve durante al menos dos años. Sin embargo, los síntomas no cumplen los requisitos para el diagnóstico de cualquier otro tipo de perturbación del estado de ánimo.

¿Cuál es la causa del trastorno bipolar?

No se conocen bien las causas, pero los estudios sugieren que:

  • Se atribuye a factores genéticos
  • Podría sugerir una alteración en los sistemas cerebrales que controlan el estado de ánimo.
  • Lo podría ocasionar acontecimientos estresantes o enfermedades físicas que imposibilitan y precipitan cambios en el estado de ánimo.

Tratamiento:

Lo verdaderamente importante al tratar el trastorno bipolar es acercarse al paciente y ayudarlo a que se desempeñó lo mejor posible y disfrute de la cotidianidad, de la vida en el trabajo, en la familia, con las personas más allegadas a él o ella, tratando de que los episodios maníacos o depresivos sean lo menos frecuentes e intensos, con medicamentos, psicoterapia y con la visita continua de grupos de ayuda.

Con ayuda del terapeuta que le ofrecerá un soporte emocional y la del psiquiatra que se encargara de prescribir los medicamentos aptos para enfrentar los inconvenientes de esta enfermedad como lo son los estabilizadores del estado de ánimo, que se encargan de evitar los altibajos en el estado anímico y los cambios extremos en la actividad y el nivel de energía, o con la terapia electroconvulsiva (TEC) podremos prevenir la autoagresión y el suicidio de personas que presenten la enfermedad.

Autor: Blanca Teresa Vilchis Romero

Psicóloga por profesión y vocación, fundadora de Psicología Puebla, termine mis estudios en la Escuela Libre de Psicología en el año 2014, siendo está donde encontré a grandes profesionales de la Psicología los cuales me inspiraron cada día a desarrollarme en está intrigante carrera, sintiendo una gran motivación por el estudio en el área clínica, dispongo mi conocimiento y pasión en crear Psicología Puebla con la intención de poder llevar al sector profesional y estudiantil temas de interés mediante escritos, artículos, videos y otros medios informativos.

Página web